dimarts, 5 de març de 2013

La cama diferencia cultural insuperable.


La súper gran diferencia entre las dos culturas la alemana y la española esLA CAMA
Se dice que viendo la basura de una persona se puede conocer mucho de ella, yo reivindico que se puede saber más de las costumbres de un pueblo viendo como es su cama!
 
Me explico, existen 4 diferencias esenciales entre la cama alemana y la cama española que a continuación paso a enumerar:
 
1.- Colchón
2.- Almohada
3.- Edredón
4.- Forma de hacer la cama.
 

 Dibujo Raquelcaal

Punto número 1: El Colchón. En Alemania a falta de un colchón hay dos, sí, sí, dos colchones. Para un alemán la explicación es fácil: “Cada uno es diferente y necesitan diferentes durezas de colchón, además de su espacio vital para descansar mientras se duerme”. No hay ni uno que no te cuente lo mismo, incluidas las mujeres.
 
Como comprenderéis esto es una explicación que como buen alemán tiene que tener lógica, porque todo tiene que tener lógica…alemana, pero lógica. Evidentemente las mujeres extranjeras que conozco incluida yo, nos horrorizamos al pensar que no podríamos hacer la cuchara con nuestras parejas…porque claro, entre los dos colchones alemanes existe un abismo super incómodo que actúa de repelente anti cariñitos y muestras de afecto varias.
 
 
 
Punto número 2: La Almohada. Las almohadas son de lo peor, tenía guerras literalmente, para colocarlas en su sitio, son grandes…tipo cama las de las pelis estadounidenses…bueno un desastre. La mayoría de extranjeros que conozco y están de paso, acaban comprándose una almohada o trayéndose la de su casa aunque sea por unos días!
 
Punto número 3: El Edredón. Me remito al punto 1. Al haber dos colchones…cómo no, hay dos edredones diminutos que abarcan sólo hasta la zona horizontal de la cama, con lo que si te giras hacia cualquier lado…el culito se queda destapado, total que al final de la noche te encuentras que no tienes edredón. Al principio de llegar a Bavaria residia en un apartahotel, por lo que los edredones los colocaba en forma de cruz para cubrir todo lo posible, con la consecuente sudadera que tenía cada noche…porque la verdad es que abrigan que da gusto y son súper calentitos.
 
Punto número 4 y último,  pero no por ello el menos importante. La forma de hacer la cama. Una imagen vale más que mil palabras.
 
 
 
Para completar esta entrada de blog, pido a aquellos  que han vivido o viven la misma experiencia, que aporten su comentario.